';
side-area-logo
QUAINTS

TÉCNICAS FOTOGRÁFICAS

Las mejores técnicas para aprovechar tu viaje

CAPTURAR la LUZ
Comprendiendo La Luz y la forma de capturarla, moldearla y hacerla nuestra.
COMPOSICIÓN
El arte de colocar espacios y objetos en el encuadre
FOTOGRAFÍA con MÓVILES
La cámara que siempre va contigo
TEMÁTICAS
Las especialidades: paisaje, retrato, nocturna, fauna, flora, macro…
CAPTURAR la LUZ

Iníciate en la técnica de la captura fotográfica

delimiter image

La fotografía (del griego φωτός, ‘luz’; γράφος, ‘escritor’) es el arte y la técnica de obtener imágenes duraderas por la acción de la luz sobre una superficie fotosensible.

Pero, ¿Cómo se captura la luz? ¿Cuales son los instrumentos que se utilizan para ello? Y ¿Cómo podemos transformar la luz para darle la forma que imaginamos?

La luz viaja ante nuestros ojos, se refleja en los objetos con los que se encuentra, poniendo en evidencia sus características principales, su color, su textura, su brillo o su posición. Esa luz emitida y reflejada podemos capturarla con nuestra cámara fotográfica, haciéndola pasar por una lente que la concentre sobre un sensor digital donde es procesada y almacenada.

Existen dos partes bien diferenciadas en una cámara fotográfica. Por un lado tenemos el bloque óptico u objetivo fotográfico, este está formado por un conjunto de lentes que permiten la concentración de la luz, y su paso a través de una puerta circular llamada Diafragma, que en muchos casos podremos abrir o cerrar a voluntad para dejar pasar más o menos luz. 

Este cierre o apertura de Diafragma se regula a través de los números F, que confieren a cada objetivo la propiedad de la luminosidad, que será mayor cuanto menor sea el valor de su F, y que cerraran el paso de luz cuanto mayor sea su valor.

Así tenemos diafragmas desde F1 de máxima apertura en el paso de luz, que irá cerrandose en una progresión equilibrada y proporcional a la cantidad de luz de F1.4; F2; F2.8; F4; F5.6; F8; F11; F16 y F22.

Estos Diafragmas, además de regular la luz de entrada hacia nuestro sensor, tienen una acción en lo que se llama profundidad de campo, o cantidad de espacio enfocado en profundidad captado en nuestra imagen. Cuanto mas pequeño es su valor F1, y más luz consigue entrar a través del objetivo, menor será nuestra profundidad de campo, y los fondos de nuestra imagen estarán mas difusos. Al contrario cuanto mas grande es su valor F22, menor será el paso de luz y la profundidad de campo será mayor, con primer plano y fondos nítidos.

Una vez que la luz atraviesa la lente se encontrará con la segunda parte de nuestra herramienta, la cámara fotográfica propiamente dicha. El principal sistema que vamos a tener en ella es el llamado Obturador, un mecanismo o sistema que regula la cantidad de luz que captura nuestro sensor a través del tiempo.

El tiempo de obturación puede regularse desde velocidades tan rápidos como una fracción de segundo de 1/8000s, o lentos contando segundos, 1, 5, 10, 30 segundos etc. Como os imaginareis, una velocidad rápida, fracciones de segundo, captará la luz de forma inmediata, consiguiendo congelar el movimiento, mientras que una velocidad de obturación lenta, la captará de forma paulatina, poco a poco, consiguiendo lo que llamamos capturas de trayectorias o movimientos de luz.

Esta velocidad de obturación, junto al diafragma son los principales protagonistas de la captura fotográfica, la combinación de ambos hace posible una captura de luz correcta a la vez que podemos conseguir elegir entre diferentes opciones de nitidez en el campo de visión, y llegar a congelar o transmitir un movimiento en nuestra imagen.

Pero existe un tercer componente importante que regula este equilibrio, y es la sensibilidad. regulable, de nuestro sensor a la hora de captar luz. Se conoce como ISO, y puede moverse desde valores poco sensibles, ISO 200 hasta muy sensibles ISO 3200 o incluso más.

Cuanto más sensible configuramos nuestro sensor, es como si necesitásemos menos luz para capturar la imagen. Pero esta sensibilidad tiene un inconveniente, y es que a mayor sensibilidad, la calidad de imagen, nitidez, rango dinámico e incluso color, se resiente.

Así con estos 3 parámetros haremos frente a cualquier fotografía, que solo dependerá de las cualidades en luminosidad de nuestra óptica, la capacidad de elegir velocidades de obturación o de trabajar con sensibilidades ampliadas.

Para combinarlos  lo primero que hay que tener claro es la cantidad de luz que hay en nuestra escena. Cada momento que queremos fotografiar tiene una cantidad concreta, mucha en un día soleado a media mañana, menos en un día nublado y muy poca en una escena nocturna.

En la siguiente gráfica podemos ver como se regula la captura entre diafragma y obturación en diferentes escenas con distintas cantidades de luz.

Para medir la cantidad de luz que existe en una escena, las cámaras disponen de un sistema llamado fotómetro, que en muchos casos se ha convertido en una medición directa de la luz sobre el sensor. Este sistema puede ser configurable para medir esa luz en un solo punto, por zonas o un promedio de todo nuestro encuadre.

A partir de esa medición, podremos elegir la combinación de diafragma, velocidad de obturación y sensibilidad ISO que queramos para la toma de la fotografía. Para llevar a cabo esta elección también nos podemos ver ayudados por los Modos Auto, P, A, S y M de los diales principales de muchas cámaras.

El Modo Auto es un sistema automático, además de otras opciones extras que también decide.

El Modo P es un sistema semiautomático en el que la cámara decide el Diafragma y la Velocidad de obturación. Nosotros podremos configurar la sensibilidad así como otros parámetros extra.

El Modo A también llamado Av o prioridad a la apertura, nos permite elegir el Diafragma que queramos, y la cámara nos dirá a que velocidad de obturación debemos disparar para que la fotografía tenga la cantidad de luz correcta.

El Modo S también llamado Tv o prioridad a la Velocidad, nos permite elegir la velocidad que queramos, y la cámara nos dirá a que diafragma debemos disparar para que la fotografía tenga la cantidad de luz correcta.

En el Modo M o modo Manual, nosotros elegiremos tanto Diafragma, velocidad de obturación y sensibilidad, con toda las opciones creativas sin límite a nuestro alcance.

En todos estos modos existe la posibilidad de Compensar la exposición, es decir, equilibrarla +/- para dejar que nuestra fotografía reciba más o menos luz. 

Así funciona la captura de la Luz a través de cualquier cámara fotográfica, ya sea de Movil, compacta o cámaras de objetivos intercambiables, algunas más configurables que otras, lo que les da mayor potencial de configuración, lo que permite un mayor control creativo de la foto final que queramos conseguir.

Existen además otras características imprescindibles en cualquier cámara, como son la medición del balance de blancos y el sistema de enfoque.

El Balance de Blancos (WB: White Balance) es el sistema de referencia de corrección de color para compensar las diferentes condiciones de luz. Cada tipo de Luz tiene una temperatura medida en º Kelvin entre las que podemos encontrar luces cálidas o luces frías.

Las cámaras fotográficas deben encontrar el punto blanco de cada temperatura de la luz, para corregir el resto de colores desde esa referencia. Así, un mismo color saldrá reflejado en nuestra imagen de la misma manera tanto si la fotografiamos dentro de una habitación con bombillas de tugsteno (luz cálida amarilla) o con luz natural por la mañana (luz más fria) si configuramos nuestra cámara con una referencia equilibrada de la temperatura de la luz que la está iluminando.

El enfoque es un sistema encargado de desplazar las lentes del objetivo para lograr una imagen definida del sujeto, en función de la distancia a la que se encuentra. 

Existen diversas configuraciones de enfoque que se engloban en Manual, Automático simple y Automático continuo.

De forma independiente tenemos los puntos de enfoque, que no es mas que el sistema para elegir el lugar o la zona donde vamos a hacer trabajar el enfoque.

Este enfoque en la mayoría de casos funciona por contraste por lo que en situaciones de poca luz, o motivos de bajo contraste suele fallar y tendremos que optar por sistemas manuales o sistemas de ayuda al enfoque.

Estas son las claves para el manejo de una cámara fotográfica, que según el modelo y su complejidad puede llevar consigo muchas más opciones de  configuración de otros tantos múltiples parámetros, como sistemas de estabilización, sistemas de disparo en ráfaga, configuración de calidad de imagen, sistemas de alta resolución, apilamientos, filtros ND integrados…etc

Debes recordar que la Fotografía es un arte, y como tal necesita tiempo de aprendizaje, al igual que si queremos aprender a cocinar, debemos conocer los ingredientes, verduras, pescados, carnes, especias, sus combinaciones y mezclas… pero también las herramientas, tarteras, sartenes, cuchillos, hornos, todo tipo de utensilios… así como la técnica, las recetas, con sus tiempos, sus cantidades… su presentación, emplatado. También hay que incluir las ganas de ver, probar, trabajar, repetir, tirar y comenzar de nuevo aplicando lo aprendido. Así es como muchas disciplinas, y entre ellas la fotografía, se convertirá en una pasión.

PATROCINADORES

Contáctanos para ser patrocinador de Quaints

Banner 2

Los mejores lugares para fotografiar tu viaje.